Murgas

Los Chancletas

Un grupo de amigos del popular Real Club Victoria del barrio de La Isleta en la capital grancanaria, decidieron en septiembre de 1980 el formar una murga, ante el auge que estas agrupaciones tenían durante aquellos años, y así, tener una buena excusa para «escaparse» de sus mujeres y principalmente de los problemas cotidianos durante los meses de ensayo y especialmente durante carnavales.
La elección del nombre fue sometida a votación, pues había dos a elegir: «Alí Babá y Los 40 Ladrones» o «Los Chancletas», resultando ganador este último.[cita requerida] En ese primer carnaval, la murga pasó a la final, quedando en sexto lugar.
En 1982, por primera vez obtuvieron el 2º premio de interpretación, logrando quedar por encima de murgas históricas como «Los Hijos de Cain», «Los Nietos de Kika» o «Los Marchosos». Sin embargo, en 1983 se alzarían con la victoria del concurso de murgas adultas de Las Palmas de G.C. Tras estos dos años de éxito, pese a ser una murga novel, en 1984 son descalificados por el entonces alcalde Juan Rodríguez Doreste tras la presión de otros grupos tras haber llegado tarde a la fase previa del mismo. En los años siguientes se logra nuevamente premiar, salvo en 1988, en donde la murga se queda fuera de la final.​
Con la llegada de Tito Rosales al grupo unos años antes, los cambios en la murga se hicieron patentes, pero no fue hasta febrero de 1991 cuando se volvió a ver a Los Chancletas en el pódium murguero, consiguiendo el segundo premio de interpretación por dos años consecutivos.
Ya en el año 1993, se inicia un período en el que se vence durante varios años, hasta que en 1995 la murga ganó por tercer año consecutivo el 1er premio de interpretación, logrando así el derecho a convertirse en «Afilarmónica» oficial de la capital. Pese a conservar el título, la murga renuncia al privilegio económico que se añade a la subvención para poder seguir yendo a concurso, de este modo en 1996 vuelven a participar, y de nuevo ganan, por cuarta vez consecutiva.
Tras 15 años seguidos entre los 3 primeros puestos, en la final de 2006, quedan fuera del podium del concurso tras una gran polémica debido a que durante la interpretación de uno de los temas,5​ uno de los figurantes salió ataviado con un uniforme de policía local, hecho que provocó que la entonces Alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, se dirigiese al jurado en medio de la actuación pidiendo su descalificación, algo que la murga considera que influyó negativamente en la puntuación del grupo.6​ El grupo fue 4º clasificado. Tras estos hechos, la Policía Local y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria denunciaron a Los Chancletas, ganando ambos juicios la propia Murga, ya que se consideró que en todo momento se trataba de la interpretación de una parodia y que nunca hubo intención de aprovecharse de las funciones policiales.
En 2011, obtienen su 8º primer premio de interpretación en el principal Concurso de Murgas de la isla, el de Las Palmas de Gran Canaria.4​
En los últimos años obtienen un 3er Premio de Interpretación en Las Palmas de Gran Canaria en 2014,7​ y varios premios en distintos concursos de la isla, quedando fuera de la final por primera vez en 27 años en 2016.8​ Al año siguiente, ya en 2017, la murga vuelve a la final, quedando a las puertas de un nuevo premio, al clasificarse en 4ª posición.
El primer director de la murga fue Antonio Zambrano en 1981. En el periodo de 1982 a 1985 la dirección fue compartida9​ por Antonio Monzón y su hijo Juan Carlos obteniendo en 1983 los primeros premios de interpretación y disfraz. En 1986 y 1987 se encargó Blas Quintana, quién también fuera director de Los Rockefellers.
Antonio Monzón se hace cargo nuevamente de la murga en la edición de 1988. Sin embargo, la murga obtiene su peor registro de la historia durante ese año, y no pasa a la final. Tras el carnaval, se decide a abandonar la murga, y de este modo dejar paso a otro director.
El actual director de esta agrupación, comenzó su andadura en el carnaval de la mano de la desaparecida Murga Los Desperdicios. Desde 1989 dirige a Los Chancletas. En su haber, tiene 7 primeros premios, 5 segundos y 4 terceros en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, además de un premio «Tomás Pérez» 2003, otro a la «Mejor Canción 2001», el «Premio del Público 2003» (único año en que se dio), o el «Premio Criticón 2007».
Además fue pregonero de las Ciudades de Telde, Gáldar, Carrizal y Las Palmas de Gran Canaria,11​ junto al grupo. La Afilarmónica NiFú-NiFá (la murga más antigua de Canarias), le entregó su «Payasito de Oro»,12​ como reconocimiento a su labor. Este premio sólo ha sido entregado a dos personas de la isla de Gran Canaria: Tomás Pérez y al propio Tito Rosales. La edición 2013, fue para él la 25.ª consecutiva como director de Los Chancletas y 30.ª como murguero, un récord absoluto tanto de permanencia en la misma murga como en cuestión de premios.13​ En 2015, es nombrado Pregonero del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria como distinción honorífica por su trayectoria carnavalera.14​
Gerardo Jiménez «Popó»
Ex-Componente del grupo y armonizador de Lady’s Chancletas desde su fundación, en junio de 2001, cuando se comienzan los ensayos de cara a la siguiente edición del concurso se decide contar con «Popó» para que sea el armonizador de la murga de cara al próximo año de manera semi-profesional, del mismo modo comienza el año 2003 siendo remplazado por Manolo Ramírez un mes antes de carnaval.
Manolo Ramírez
El primer armonizador contratado al efecto ajeno a la murga, comienza a colaborar ya con ésta poco antes del comienzo de la edición de 2003, ayudando a preparar algunos montajes y la entrada de la final. Pero es ya de cara al concurso de 2004, cuando prepara todos los temas de la murga, aportando más fuerza y carácter a las voces del grupo, además de unos enlaces muy trabajados y una seguridad bastante notable. Continúa en la murga durante el 25º aniversario de la misma, siendo uno de los mejores años de Los Chancletas que se recuerdan en todos los aspectos. De igual modo, armoniza hasta el carnaval 2006, abandonando la murga Motu_proprio al finalizar dicho carnaval. Manolo Ramírez forma parte del grupo musical ‘Trío Estelar’.
Josito Suárez (2007-2008)
Avalado por ser el director de la Parranda Araguaney, llegó Josito Suárez a Los Chancletas en junio de 2006, para preparar a la murga de cara al siguiente carnaval. En 2007 se demostró que el cambio en la cuestión que le compete fue bastante notable, se oyó por primera vez al grupo a cuatro voces durante toda la canción (hasta ahora se había trabajado a tres), y según muchos entendidos en la materia,[¿quién?] Los Chancletas fue el grupo con mejor armonización ese año[cita requerida], a pesar de que históricamente nunca se había destacado en dicho aspecto. Al finalizar los carnavales de 2008 se conoce que deja de armonizar la murga.
Luisma Muñoz (2009-2015)
Armonizador de la sección femenina de Los Chancletas desde el carnaval 2006 hasta la actualidad, se hace con la dirección musical tras la salida de su predecesor. En su primer Carnaval, el 2009, obtiene junto a la murga el Tercer Premio de Interpretación. En los años posteriores, se obtienen altibajos a nivel clasificatorio, destacando especialmente el Primer Premio del año 2011, y el Tercero en 2014.
Juan A. Cáceres (2016)
Buscando un revulsivo a nivel musical, se apuesta por Juan Agustín Cáceres, pedagogo musical de profesión, y con experiencia en el campo de la dirección musical, además de ser componente del grupo Los Gofiones.15​ Se comienza un cambio drástico en el aspecto musical, que espera dar sus frutos en los próximos años. En su primer Carnaval, obtiene junto a la murga 3 premios de interpretación, en los Concursos de Telde,16​ Carrizal e Ingenio.
Misael Jordán (2017-Actualmente)
En octubre de 2016 se incorpora Misael Jordán a Los Chancletas como su nuevo director musical o armonizador. Director musical del grupo musical La Trova,17​ y de varias parrandas de Gran Canaria, continúa con el trabajo de su predecesor y consigue unos resultados notables en lo musical con respecto al grupo, ya que logran el pase a la final nuevamente,18​ además de dejar un buen sabor de boca a nivel competitivo.

Cerrar